Internet Explorer no es soportado por este sitio. Actualiza tu navegador para más seguridad, rapidez y una mejor experiencia. Descarga algunos de los recomendados haciendo click en el ícono:

Postgrados y Educación Continua

Portada » Blog » Cuatro de cada 10 apoderados afirman tener un hijo con problemas de aprendizaje
Lunes 08 de Enero de 2024

Cuatro de cada 10 apoderados afirman tener un hijo con problemas de aprendizaje

Escolares que no ponen atención en clases y se distraen fácilmente, que tienen problemas de lectura o que se les dificultan excesivamente las matemáticas no son poco comunes en las salas de clases.

De hecho, un 42% de los apoderados chilenos afirma tener un hijo con problemas de aprendizaje en su establecimiento educacional. Así lo detectó un estudio de la Facultad de Educación de la Universidad de los Andes que consideró un total de 1.210 entrevistas a hombres y mujeres de 18 años o más que fueran padres, madres o tutores de niños y adolescentes en edad escolar. El estudio se basó en datos de 165 comunas del país, equivalentes al 82,1% de la población total de Chile.

Antonietta Ramaciotti, directora de la mención Inclusión Educativa de esa casa de estudios, precisa que “el grupo que responde la encuesta corresponde principalmente (20%) a padres de niños que presentan déficit atencional e hiperactividad (TDAH). Los adultos manifiestan que son escolares que, según sus profesores, no ponen atención en clases, se distraen con mucha facilidad, olvidan o pierden sus útiles frecuentemente, tienen dificultad para seguir tareas que implican pasos, o que están moviéndose constantemente y poniendo atención a otros estímulos y distrayendo a los compañeros”.

En esta línea, un 12% de los participantes dice que su hijo presenta una necesidad educativa especial o transitoria (NEE) y un 5% cree que tiene una condición de neurodesarrollo, como autismo. Todos los datos del estudio son percepciones de los padres, no se trata, o no siempre, de un diagnóstico formal. Esto, ya que no se preguntó en la encuesta por el diagnóstico específico de los alumnos.

“Con o sin diagnóstico, esto nos muestra que cuatro de cada diez familias están teniendo dificultad con la experiencia de aprendizaje de sus hijos. Y eso requiere apoyo”, dice el decano de la Facultad de Educación de la Universidad de los Andes, Ignacio Illanes.

“Las NEE se manifiestan tempranamente, por lo que resulta vital ayudar en cuanto se detectan y no esperar a que el alumno vaya pasando de cursos sin solucionarlo. La intervención temprana es vital, porque los niños desarrollan habilidades que les permiten compensar estas necesidades”, agrega Ramaciotti.

Sobre cómo puede apoyarse a los alumnos, señala que “se necesita un trabajo colaborativo entre colegio, especialistas y padres, todos coordinados. Estos problemas no se resuelven tan solo con la metodología que se usa en la sala de clases, se requiere de recursos adicionales para poder avanzar en su aprendizaje y la ayuda de especialistas específicos”.

Y si bien puntualiza que los tutores no son expertos en enseñanza, hay aspectos en los que pueden aportar: “En general, los niños con problemas de aprendizaje presentan rechazo a la hora de estudiar, por lo que es fundamental monitorear este aspecto: resguardar un tiempo en la casa para hacer tareas, ayudarlos a organizarse, etc. También, por ejemplo, leer con ellos diariamente un texto breve o enseñarles a destacar con colores la información relevante. En matemáticas, pueden buscar formas de representar con material concreto la operatoria que se debe realizar”.

*Fuente: El Mercurio

También te puede interesar

Ver másFlecha Roja